NICARAGUA MANIFIESTO POR EL 25 DE NOVIEMBRE

MANIFIESTO DE LA RED DE MUJERES CONTRA LA VIOLENCIA Y EL MOVIMIENTO AMPLIO DE MUJERES DE NICARAGUA

La Red de Mujeres contra la Violencia y el Movimiento amplio de Mujeres de Nicaragua, marcharon este 25 de noviembre, Día Internacional de lucha contra la Violencia hacia las Mujeres, demandando: 
1. La reglamentación ilegal e inconstitucional de la Ley Integral contra la violencia – Ley 779, que además de pretender cambiar el objeto, el ámbito de aplicación, los mecanismos de protección y las políticas públicas para prevenir sancionar y erradicar la violencia, crean las Consejerías Familiares como órganos de intervención que son obstaculizadores de las denuncias y fomentan más tolerancia a la violencia. 
2. El subregistro policial de los delitos de femicidios, al negarse a reconocer el ámbito privado y público que establece la Ley 779 y omitir las circunstancias en que se comete dicho delito. Esto invisibiliza la gravedad de la violencia. 
3. La creación de una nueva Política Pública para el Fortalecimiento de la familia y Prevención de la violencia, que se aleja de las obligaciones del Estado establecidas en la Constitución Política, la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la violencia contra las mujeres y la Ley 779.
4. La Política Pública pretende imponer de manera paralela un nuevo sistema de atención, al que se había construido de manera integral e intersectorial, donde las mujeres pasan a ser ciudadanas de segunda categoría y se articula sobre la base de la promoción de valores y principios tradicionales que refuerzan el sometimiento y la tolerancia de la violencia. 
5. La penalización total del aborto y la falta de respuesta ante los recursos de inconstitucionalidad interpuestos desde el año 2007, que ocasionan un impacto negativo en la condición jurídica de las mujeres a no tener garantizada por el Estado el derecho fundamental de su propia vida y la obstaculización de ejercicio profesional del personal de salud que deben enfrentarse al dilema ético de dejar morir a una mujer cuando su embarazo representa un riesgo para su salud o vida. 
6. La violación a los derechos de las niñas al someterla a una maternidad forzosa derivada en la mayoría de los casos del abuso sexual. El Ministerio de Salud registra en los datos oficiales de maternidad, de los últimos cuatro años, un total de 6,404 niñas en los rangos de edad entre 10 y 14 años. Violencia institucional que ha sido objeto de repudio por una campaña promovida por Amnistía Internacional. 
7. Un 48% del millón de migrantes, son mujeres en busca de un ingreso para sus familias ante la falta de oportunidades de empleo y además un 78% de mujeres a lo interno del país se encuentra trabajando en el sector informal, lo cual significa que no reciben ningún tipo de beneficios de seguridad social. 
8. Una educación pública deficiente, sexista y carente de programas para el abordaje científico e integral de los derecho sexuales y reproductivos. En Latinoamérica encabezamos el primer lugar con la mayor tasa de embarazos en adolescentes (28 %). 
9. Violación permanente de la laicidad del Estado mediante la promoción de un discurso oficial estructurado sobre la base de la promoción de un tipo de religiosidad, que promueve valores que refuerzan los fundamentalismos y la discriminación de las mujeres.
10. Exclusión de las organizaciones de mujeres de la ruta de atención integral, creando mayor inseguridad para las mujeres que denuncian y de las que necesitan ser remitidas a los albergues o refugios para disminuir los riesgos de muerte ante la agudización de la violencia.
11. Con la concesión para la construcción del canal interoceánico, además de la de los riesgo que representa para la biodiversidad y las reservas de agua, particularmente para las mujeres significa incrementar los niveles de vulnerabilidad que ocasiona la inseguridad jurídica y el empobrecimiento ante manifestaciones de la violencia derivadas del crimen organizado, como la trata, la explotación, el turismo con fines de explotación sexual y tráfico de estupefacciones, entre otras.

Ante esta situación las feministas, movimientos, redes y organizaciones de mujeres continuaremos actuando bajo la convicción de que las mujeres tenemos derecho a vivir una vida plena, sin discriminación y libres de cualquier tipo de violencia. Por ello seguiremos acompañando a las mujeres en la defensa de sus derechos y utilizaremos los mecanismos nacionales e internacionalmente para exigir al Estado y el gobierno de Nicaraguael cumplimiento de los derechos conquistados en nuestra Constitución Política y la Ley Integral contra la Violencia hacia las Mujeres (Ley 779).

------------
Las CIFRAS engañosas. Se miden las brechas entre hombres y Mujeres, no las OPORTUNIDADES.
"Y hace solo unos pocos meses la decisión de restringir el delito de feminicidio al ámbito privado y forzar la mediación de "consejerías familiares" para las víctimas de violencia de género –un problema particularmente grave en un país que presume ser uno de los más seguros de toda Centro América– también abrió un nuevo frente de batalla.
Y además el tema del DERECHO A DECIDIR,  no permiten el aborto bajo ninguna circunstancia.



Por qué Nicaragua es y no es el sexto mejor país del mundo para ser mujer

28 octubre 2014
Brechas, no oportunidades
No hay mejor lugar en el mundo para ser mujer que los llamados países nórdicos, y después de ellos, viene Nicaragua.
O al menos eso sugiere la última versión del Informe Global de la Brecha de Género del Foro Económico Mundial, que coloca al pequeño país centroamericano en el sexto puesto de este ranking.
El estudio analiza el nivel de igualdad entre hombres y mujeres en materia de salud, educación y participación en la vida política y económica de un total de 142 países.
Y según el Foro Económico Mundial, en lo que se refiere a paridad de oportunidades educativas, indicadores de salud o la posibilidad de estar al frente de algún ministerio de gobierno nadie supera a las nicaragüenses.
"Nicaragua (también) ha recorrido un largo camino para cerrar la brecha en participación en la economía, habiendo registrado una de las mejorías más significativas desde 2006", explica además el Foro.
Aunque la destacada posición del país centroamericano en el informe –por detrás solo de Islandia, Finlandia, Noruega, Suecia y Dinamarca– sigue levantando las mismas cejas que su entrada al Top 10 hace ya tres años.
La sorpresa –y en muchos casos el escepticismo– se explica por varias razones.
En primer lugar hay un malentendido común: el índice no compara directamente la situación de las mujeres del mundo entre sí.
Y eso limita su capacidad para servir como una clasificación de los mejores lugares del mundo para ser mujer, como perezosamente acostumbra sugerir la prensa.

Sigue leyendo.


This entry was posted on 25 de noviembre de 2014 and is filed under ,,,,,. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. You can leave a response.

Deja tu comentario

Política de privacidad: no se aceptarán comentarios injuriosos o que atenten contra el honor o la dignidad de cualquier persona o colectivo.