PARAGUAY: SEGUIMOS EXIGIENDO LA PROTECCIÓN DE LOS DERECHOS DE LA NIÑA DE 11 AÑOS VIOLADA Y AHORA CON SU BEBE

El pasado mes de mayo expresamos ante la Embajada de Paraguay nuestra preocupación por el caso de la  niña de 10 años violada por su padrastro y que a consecuencia de este hecho degradrante que se ha convertido en una tortura para la menor y su madre, acaba de dar a luz.


Las autoridades de Paraguay impidieron la interrupción del embarazo que reclamaban varias instancias nacionales e internacionales como Naciones Unidas. Los Estados están obligados a promover políticas eficientes de prevención y las medidas convenientes para evitar estos casos ya que Paraguay tiene una de las tasas más altas de embarazo de niñas y adolescentes de 10 a 14 años.  

En Paraguay se permite la interrupción voluntaria cuando la salud o la vida de la persona gestante corre peligro. Además, recurriendo al Derecho Internacional  y siendo Paraguay un Estado Parte de la Convención Nacional de los Derechos del  Niño y de la Convención contra la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanas o degradantes, se debería velar por el derecho de la niña por ser una cuestión  de derechos humanos.

El caso continua sin justicia y sin la debida atención que clama la situación de la niña y ahora con su bebe. CLADEM hace seguimiento a este caso y expresa que el Gobierno se había comprometido a buscar una casa y un trabajo para la madre de la niña de 11 años y aún no ha cumplido, por lo que ambas están en el hospital y no tienen lugar al que acudir. "Exigimos al Gobierno que se haga cargo de los tres".

La maternidad precoz conlleva muchos riesgos psíquicos, físicos y sociales elevados. Por todo ello nostras seguimos exigiendo Educación sexual para decidir y prevenir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir

This entry was posted on 14 de agosto de 2015 and is filed under ,,,,,,. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. You can leave a response.

Deja tu comentario

Política de privacidad: no se aceptarán comentarios injuriosos o que atenten contra el honor o la dignidad de cualquier persona o colectivo.